viernes, 28 de diciembre de 2012

GRANDES FIGURAS DE LA PUBLICIDAD: LOS HERMANOS MORO



 GRANDES FIGURAS DE LA PUBLICIDAD: LOS HERMANOS MORO 

  Como todo el mundo sabe, los años cuarenta fueron los años más grises para una España que padecía, en todos los términos, las consecuencias de la Guerra Civil y el aislamiento internacional. Éramos un país subdesarrollado, que no destacaba en ningún campo en absoluto. Menos aún en el audiovisual. Pero las cosas comenzarían a cambiar.

Los Hermanos Moro. Principios.

  Sin embargo, las consecuencias antes mencionadas no fueron óbice para que en este país no hubiese mentes ingeniosas que hacían de la cotidianidad, magia. Fue el caso de los hermanos José Luis y Santiago Moro.  Estos dos hermanos, cuando solamente contaban 10 y 11 años emprendieron un negocio de recortables de soldaditos (José Luis los dibujaba y Santiago los cortaba y pegaba), con un éxito tal que tuvieron que contratar a adultos para poder hacer frente a todos los pedidos. 

  Sus comienzos como animadores no pudieron ser más humildes. Rodaron su primera película en 1948, con una cámara de la Primera Guerra Mundial que Santiago compró en el Rastro, a la que adaptó el motor de un ventilador y un relé de Telefónica.  Él también tuvo la idea de comprar las radiografías usadas a un hospital, metiéndolas en una solución de sosa cáustica en la bañera de su casa, para utilizarlas después como acetato para los dibujos, dado que en aquella época era imposible encontrar celuloide en España.

Los hermanos Moro usaban radiografías
Se crean los Estudios Moro. Entra Movierecord

  En 1955 los hermanos Moro crean sus propios estudios.  Tocados por la varita mágica de la suerte, la empresa española Movierecord, propiedad del belga Jo Linten, se asocia con los hermanos Moro. Juntos comienzan a producir cantidad de filmlets, que gracias a Movierecord llenan las pantallas de todo el país. Vale la pena rememorar anuncios como el del Cola-Cao y el de Camel, este último un anuncio que hoy día no existiría dado el prohibicionismo exagerado y la caza de brujas que se ha desatado en torno a los fumadores y al tabaco. 

Avecrem y la Censura

  Uno de sus spots más conocidos, y que ha pasado a la historia junto con los antes mencionados, es el de Avecrem. En este anuncio, una gallina blanca hace un striptease frente a unos gallos obviamente emocionados. Si bien, al parecer, este spot tuvo problemas con la censura, ello no impidió que ganase la palma de oro en Cannes. 

La familia Telerín y Ruperta

  Sin embargo, el punto álgido de popularidad de los hermanos Moro llegó con la familia telerín. Desde Televisión Española pensaron que las diez de la noche era una hora razonable para que los niños se fueran a la cama, y por ello encargaron a los hermanos Moro la creación de esta pequeña familia con la que los niños de los años sesenta se iban todas las noches a dormir. Fue tal la popularidad de estos personajes que se crearon juguetes basados en ellos, e incluso se editó un disco. Esto último fue probablemente gracias a que Movierecord, empresa asociada a los hermanos Moro, era también propietaria del sello discográfico Sonoplay, que más tarde se convertiría primero en Movieplay,y después en Fonomusic.  

Esta familia fue la más famosa de sus creaciones

  Asimismo, los hermanos Moro fueron los creadores de la famosa calabaza Ruperta, mascota del programa Un, Dos Tres, de Chicho Ibáñez Serrador. Hay que decir que esta mascota fue usada en la primera etapa del programa, no así en las demás. 

Movierecord se asoció con los hermanos Moro
Walt Disney y los Hermanos Moro

  Según decía José Luis, “Santiago era la cabeza pensante y yo la mano que daba vida al lápiz”.  Mientras que Santiago trabajaba como creativo, operador de cámara y productor, José Luis se encargaba de los dibujos. Era, al parecer, un un dibujante brillante. 

  En sus inicios como dibujante, Walt Disney le hizo una oferta para irse a Hollywood a trabajar como animador, pero el servicio militar le obligó a rechazarla. A modo de anécdota, años más tardes, los hermanos Moro fueron a visitar a Walt Disney a sus estudios. Al principio de esa visita, la secretaría de Disney les dijo que no les podía atender. Uno de los hermanos le dio una tarjeta, en la que hizo un dibujo. Los hermanos fueron atendidos por Disney al instante, y con él conservaron una buena amistad.  

  Como dibujante, ya en los Estudios Moro, hizo un poco de todo: publicidad gráfica, tebeos y,. cómo no, dibujos animados.   Su gran especialidad fueron las mascotas publicitarias, y su estilo estaba tremendamente influenciado por Disney.  

Walt Disney quiso contratar a José Luis Moro
   Además de Ilustrador y portadista, José Luis era el autor de casi todos los anuncios que publicaba la revista “Chicas: el bebé inglés” ; las medias El Danubio Azul o los maquillajes en polvo Roberta, unos dibujos donde se mostraban a las chicas como estrellas juveniles de cine de Hollywood, un fenómeno sociológico conocido como las 'Chicas Moro'.

Tío Pepe, Muestra de buen hacer

   Santiago y José Luis también elaboraron anuncios de televisión de marionetas (stop motion) y de imagen real para infinidad de anuncios de electrodomésticos, cremas de belleza, refrescos o licores. Una buena muestra, creo yo, de todo esto, sería el anuncio de Tío Pepe, llamado “Sol de Andalucía”, en el que unas botellas de la citada bebida bailan al son de una guitarra y unas palmas. Este anuncio les supuso su primer reconocimiento oficial, en 1959, en el Festival de Cannes.

Este anuncio usó la técnica del Stop-Motion

El Nuevo Estudio. Auge y Declive

  En 1967 construyen sus estudios de la Avenida de América, junto al edificio de Movierecord. Estos estudios no sirvieron solamente para la animación, sino para el rodaje y sonorización de películas, así como la grabación de LP’s para el mencionado sello Sonoplay, donde grabaron, entre otros, Tony Ronald.  Entre las películas rodadas y producidas en los estudios, están los siguientes títulos, Las Vegas 500 millones, Los chicos con las chicas, películas de Raphael y de Manolo Escobar.

Tony Ronald grabó en Estudios Moro
 Sin embargo, los buenos tiempos tendrían los días contados. En 1969 se produce el declive de Movierecord. Otro grupo empresarial compró la mayoría de las acciones, y pasó a controlar sus estudios con el fin de vender el edificio y los equipos.
  Más tarde, los hermanos Moro crearían otra empresa, “Moro Creativos y Asociados”, pero ya nada sería lo mismo. Por aquél entonces se dedicaron a producir otros formatos de animación, y realizaron el largometraje “Katy La Oruga”, y las series de animación “Cantinflas” y “Marcelino Pan y Vino” para Televisa de México.   Así siguieron los éxitos, hasta que en los años 90 los hermanos Moro se separan en dos estudios.  Finalmente, Santiago Moro falleció en 2007.

Esta película se rodó en los Estudios Moro

El Legado de los Genios

 La popularidad y fama de la familia Telerín es tal que Santiago Moro ha estado cobrando derechos por esta cortinilla hasta el día de su muerte, ya que todavía hoy se emite en algunos países de Sudamérica.

  Hoy en día, la saga de los hermanos Moro la sigue Fernando, uno de los hijos de José Luis. Santiago, padre de cuatro hijas, no tuvo ningún dibujante entre sus descendientes. Fernando está compartiendo con su padre la realización de la segunda parte de la película “Marcelino Pan y Vino”. Este es el legado dejado por estos hermanos legendarios, un legado de creatividad e innovación .

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada