lunes, 2 de marzo de 2015

LA FIEBRE DEL COLTÁN EL LLAMADO ORO NEGRO

  Primero la fiebre del oro, a posteriori la de los diamantes y petróleo actualmente el coltán “llamado el oro negro” es un mineral  metálico negro y opaco compuesto por los minerales columbita y tantalita del que depende la fabricación  de componentes clave de los móviles, smartphones y dispositivos electrónicos portátiles cada vez más potentes y sofisticados.

  Periódicamente se le menciona en los medios como responsable indirecto (en parte) de la atroz guerra crónica que sufre la República Democrática del Congo donde se hallan las mayores reservas mundiales de coltán. Concretamente al este de la República Democrática del Congo, se encuentran nada menos que  80% de las reservas mundiales del mineral.

  Un país con este mineral puede prosperar en pocos años, dado que tiene los recursos necesario para ello. No obstante hay muchas preguntas que intrigan al mundo ¿Porqué tanto eco por un mineral? ¿Porqué no se nota la prosperidad en un país de tierra rica? ¿Cuáles la verdad del coltán en la República del Congo?

Consecuencias:

  Según informes de agencias internacionales, la exportación de coltán ha financiado a varios bandos de la llamada Segunda Guerra del Congo, un conflicto con un balance de más de cuatro millones de muertos.

  Mientras las mafias internacionales y los contrabandistas se enriquecen, los mineros congoleños trabajan en condiciones de verdadera esclavitud y vigilados por fuerzas paramilitares. Miles de niños trabajan en las minas y en consecuencia abandonan la escuela y los estudios, se  les obliga a los niños mineros a dejar la escuela para escarbar en las minas.


Un menor extrayendo el coltán

   

Los saldos no superan un dólar por jornada, los trabajadores no tienen casi ropa , y están casi simpre  malnutridos. Estos menores son la mano de obra que trabajan en las minas de coltán, cobre, estaño y cobalto.

  Según Unicef lamentan la escaces del sistema sanitario público apenas existente, más de la mitad de los niños sin escolarizar, de un 31% de menores de cinco años que sufren malnutrición y de una mortalidad infantil elevada especialmente antes del primer año que alcanza a uno de cada doce menores bebés. 
Sin Fronteras ha emitido una alerta de que, en las zonas en conflicto, cada año mueren uno de cada ocho menores de cinco años, Unos datos que no mejoran desde dos décadas. 

El actual conflicto en el Congo ha tenido consecuencias directas en la población por dejar en una vulnerabilidad extrema . El congo ocupa una superficie tan grande como Europa occidental. Por otra parte, es el fiel reflejo de como tener una tierra rica en minerales puede tener efectos devastadores para su población y sobre todo para los niños.






 Greenpeace afirma que los bosques centroafricanos retienen el 8% del carbono que existe en la tierra, por lo que si estos fueran deforestados liberarían 34.400 millones de toneladas de CO2, 65 veces las emisiones de España en un año. las condiciones laborales de los trabajadores no han mejorado, es mas, los altos beneficios del coltán hacen que no se tome ninguna medida para mejorar el bienestar de los trabajadores.

La persistencia de este tipo de prácticas demuestra el interés del gobierno congoleño en las actividades mineras, mientras la milicia tiene el control de las minas. 


¿Existe alguna solución al día de hoy?

Una solución es crear una comisión internacional  para la explotación de minerales: La ONU como entidad mundial podría participar en la solución: debería buscar la solución, la cual sería la creación de una comisión con el fin de supervisar la adecuada extracción de coltán, haciendo de las minas lugares con condiciones de trabajo seguras, donde exista una adecuada administración de los recursos, que no caiga en conflictos armados entre los africanos, por la búsqueda del control en las ventas de los productos extraídos. 

Auditando la explotación del coltán no solo en el Congo sino en el mundo pudue colaborar en el medio ambiente y también hacia la personas brindandoles sus derechos humanos. Es necesario concienciar al mundo, para que los usuarios de estos aparatos electronicos sugieran la sustitución del coltán por otro mineral.

Es desconcertante que en la era que estamos los recursos minerales tengan tanto peso, que sin importar como, quien y en qué manera  estén sobre explotados los recursos, cuando además esto sucede de modo inhumano. Solamente los organismos de peso como la OTAN, la ONU y otros organismos pueden meter presión para controlar la legalidad; humanidad y buen desarrolla de las explotaciones.

Extremas condiciones de trabajo


  Es menester encontrar una solución para parar este ataque a los derechos humanos, lo más lógico es pensar en Cerrar los accesos al coltán. Sin embargo, cerrar los accesos a las minas de coltán no es más que una desventaja, ya que ello implicaría actividad ilegal por parte de las personas que buscan explotar este material. Esto provocaría un escándalo legal, y probablemente resultaría en más enfrentos bélicos. 

  Ahora bien ¿Por qué no se sustituye el coltán con otro mineral similar? El problema es que el tantalio es extremadamente compacto. Con el tantalio se podrían hacer condensadores de aluminio que funcionarían del mismo modo, pero ocuparían mucho más espacio. Por eso es tan importante el tantalio en aparatos miniaturizados como teléfonos móviles con cámaras, consolas de juegos, cámaras de fotos.. Los mencionados condensadores de tantalio suelen usarse en televisores y otros electrodomésticos de más tamaño. 


Paradero del coltán


Hoy en día podríamos reducir la contaminación y hacer que la economía congoleña mejore reciclando el mineral que nos ocupa en este artículo, o buscando otros materiales que satisfagan la demanda del mismo.

 Por otra parte, esto serviría de ejemplo a otros países, para  que busquen el uso de recursos de formas más efectivas. Si reducimos el uso de este mineral evitaríamos estos daños hacia el medio ambiente y hacia las personas, no solo en El Congo, sino en todo el mundo. 

Componentes de coltán


No hay comentarios:

Publicar un comentario