miércoles, 19 de julio de 2017

RUBÉN BLADES

Introducción


   A mediados de los años setenta, en Estados Unidos se produjo un auténtico boom de la salsa. Músicos y cantantes de toda Hispanoamérica hicieron temblar los cimientos de la tierra con ritmos como la guaracha, el guaguancó, el merengue, la rumba y el danzón. Hoy vamos a hablar de uno de los nombres más ilustres de este género: un hombre que tanto por la música como por sus ideales ha entrado en el corazón de muchos panameños. Hablo de un hombre que ha hecho de la política, los derechos sociales y la música sus pasiones. Hablo del cantautor panameño Rubén Blades. 


Rubén Blades en el escenario


Sus Primeros Años

   Rubén nació en Ciudad de Panamá, a mediados de julio de 1948. Sus padres fueron la cubana Anoland Bellido de Luna y el polifacético Rubén Blades Bosques, natural de Santa Marta, Colombia.  La música era una constante en el hogar de los Blades: hay que tener en cuenta que su padre tocaba percusiones, y su madre era cantante y pianista. Además posee un título en derecho, que obtuvo en 1974. Poco tiempo más tarde se trasladó a Estados Unidos. 

  Otra de las personas que (al parecer) influyó grandemente en este artista fue su abuela paterna, Emma. Desciende de ingleses por parte de su abuelo paterno, y de antepasados españoles por parte de su madre. Está casado con la cantante, actriz y bailarina estadounidense Luba Mason. Su hermano es Roberto Blades, también cantante.



Luba Mason



El Artista

  Su primera oportunidad le vino de la mano del músico Ray Barretto, quien se encontraba formando su propio grupo. Alguien que conocía a Rubén habló de este a Barretto, y se decidió a incorporarlo en sus filas. De repente, Blades se halló tocando con Ray en el prestigioso Madison Square Garden.

   Más tarde empezaron sus colaboraciones con el trombonista Willie Colón, con quien trabajaría durante más de veinte años, aunque también desarrolló muchos solos durante esa época.  Hay que recordar que ambos se encontraron por vez primera en Ciudad de Panamá en 1969, y fueron pioneros de lo que se llamó “Salsa Consciente”. Por otra parte, Blades pudo reencontrarse con Colón en Nueva York gracias a un viaje barato que le pudo conseguir su propio hermano, que trabajaba en aquella época en una línea aérea. Fue precisamente allí donde grabó “De Panamá a Nueva York con Pete Rodríguez Band”.



Willie Colón 

   A mediados de los ochenta ganó su primer Grammy gracias a un dueto con Linda Rondstad, un Grammy al que seguirían otros tres más (el último de todos estos fue en 2004).

¿Una Estrella de Hollywood?

  Si bien Blades ha centrado más su carrera en la música y en la política, también ha tenido su lugar en Hollywood. Ha hecho más o menos 40 películas, compartiendo cartel con grandes del cine de Hollywood. En los años ochenta se realizó en México una película basada en su personaje, Pedro Navaja, que no sentó nada bien al panameño dado que se hizo sin su consentimiento. 

Elenco de Fear The Walking Dead


   En la actualidad, Blades se encuentra rondado la famosa serie Fear The Walking Dead, que está de moda gracias a su emisión por todo el mundo. En ésta, interpreta el personaje de Daniel Salazar, un refugiado salvadoreño que fue propietario de una peluquería con la que sacó adelante a su familia. Su voz en español es el actor madrileño Miguel Ángel Jenner, padre de los también actores David y Michelle Jenner.

Sus Canciones Más Importantes

-Amor y Control

  Este tema narra la historia de una familia que tiene que encarar a la drogadicción de uno de sus hijos; su moraleja es que el amor de unos padres nunca se acaba, que siempre hay que tener un control para afrontar las desgracias. Está basada en vivencias propias del autor.

-Pedro Navaja

  Este tema cuenta el día final de Pedro Navaja y una prostituta en un barrio cualquiera. La canción está inspirada en  el tema Mack the Knife, de Bertolt Brecht y Kurt Weill, que también inspiró el popular cómic español Makinavaja. 


-Pablo Pueblo

 Rubén escribió esta canción a finales de los sesenta, cuando estaba en la Universidad.  Después de escribirla presentó esta canción al argentino Piero. Intentó convencerle de que la grabase, pero este rehusó la propuesta, argumentando que era Blades quien debía hacerlo.  Este tema cuenta la historia de un trabajador cualquiera, pobre, que deposita todas sus esperanzas en unos políticos que después no cumplirán las promesas realizadas. Es también un canto de protesta contra la pobreza, contra la desesperación que producen aquellos políticos que incumplen sus promesas. 


-Muévete

  Esta canción cuenta con texto de Rubén Blades y música de Juan Formell, de Los Van Van. Se trata de un alegato anti racista que cuenta con ecos de toda América Latina.

-Maestra Vida

   Maestra Vida es la primera ópera de la salsa. Fue un trabajo que causó un cierto revuelo en América Latina, dado que si bien la salsa suele tener letras alegres esta tenía letras deprimentes. Sin embargo, esta es una característica en la música de muchos países latinoamericanos: la música es alegre pero la letra es triste.

-Tiburón

   Esta canción es una metáfora del imperialismo, la cual cuenta la historia de un tiburón que siempre está nervioso y acechando, amenazando con romper la paz de cualquier territorio. Huelga decir que el tiburón representa al imperialismo.

-Desapariciones

   Esta creación habla del problema de las desapariciones forzadas que caracterizaron a las dictaduras de Sudamérica. Este procedimiento inhumano consistía en hacer que los disidentes políticos se “esfumen” con el fin de crear miedo entre la población. Hay que recordar que Blades estuvo exiliado durante muchos años. 

El Político contra el Tiburón

  Blades comenzó a interesarse por las temáticas políticas siendo un adolescente, a raíz de una masacre que tuvo lugar en su país: unos manifestantes que pidieron que ondeara la bandera panameña en el Canal de Panamá fueron reprimidos brutalmente por las autoridades panameñas y el ejército estadounidense. Este hecho le marcó poderosamente, y definiría su devenir político.

   En los años setenta tuvo que marcharse a Estados Unidos junto con su familia precisamente por problemas políticos, por lo que ha sido, durante años, uno más de los miles de exiliados latinoamericanos que abandonaron sus países por temor a represalias hacia ellos o sus familias.

   Contra el consejo de sus colegas artistas grabó canciones de índole sociopolítica, dado que el artista estaba harto del carácter frívolo de algunas canciones de salsa.  Y es que, para el panameño, la música es mucho más que una diversión. Es un medio para expresar los sentimientos que fluyen por el interior de uno mismo, para expresar las ideas políticas y sociales, emociones y estados psicológicos. Blades asegura que graba canciones con compromiso político y social en Estados Unidos porque es más difícil que hacerlo en ciertos países como Cuba, donde, precisamente, las condiciones (dados los postulados anti imperialistas del cantautor panameño) le serían más favorables. 



Rubén Blades como Ministro de Turismo



  En 1994 se presentó como candidato a las elecciones panameñas, pero no logró alzarse con la victoria. Y, justo cuando daba su carrera política por terminada, el presidente panameño Martín Torrijos le nombró Ministro de Turismo, obligación que le llevó a abandonar la música mientras duró en el cargo. Y tenía buenas razones para ello: pretendió que Panamá fuese un país muy visitado. De hecho, según algunas fuentes afirmó en 2016 que se presentaría de nuevo a las elecciones panameñas, en 2019.

Despedida de la Salsa

   Nuestro querido cantautor acaba de decir adiós a la salsa con una gira que ha abarcado diferentes ciudades españolas, entre ellas Madrid, en cuyo concierto estuvo uno de nuestros redactores.

Un Panameño con Mucha Energía 

   Durante su show en Madrid, Blades cantó temas tales como El Cazangero (tema dedicado a uno de aquellos presos políticos que espantaban a unas aves llamadas “cazangas” en cierto complejo penitenciario panameño), Pedro Navaja (que en España dio a conocer la famosa Orquesta Plateria), El Cantante (canción dedicada al fallecido cantante portorriqueño Héctor Lavoe), Todos Vuelven (canción con texto del poeta peruano César Miró que habla sobre el retorno al terruño) y Pablo Pueblo, tema que habla de aquellos ciudadanos que ven cómo se diluyen las esperanzas depositadas en sus políticos preferidos ante el incumplimiento de las promesas que estos hacen.

  No es ningún secreto que el recinto donde se desarrolló el concierto estaba de bote en bote, con presencias como la de Óscar Jaenada, el Caco Senante, Luis Pastor y dos cantautores que compartieron escenario con el panameño de oro, Coque Malla y Jorge Drexler. 

Rubén Blades en la rueda de prensa que ofreció en la Casa de América


  Blades estuvo acompañado durante todo el show por la Orquesta de Roberto Delgado. El show duró dos horas y cuarenta minutos, sin descanso (lo cual demuestra la buena forma del protagonista de este artículo). A Blades no le caracterizan los bailes frenéticos sobre el escenario, de eso ya se encarga el público en su lugar; muy por el contrario, este cantautor destila en lo escénico una sobriedad que solo los artistas con buen gusto reflejan. Su pasión no se refleja, por lo tanto, en sus movimientos, sino en el humor que se desprende en sus conciertos, la sabiduría que destila en sus escritos, el poeta que sale a relucir en sus canciones.

  Si bien pertenecía –por derecho propio- al género de la salsa, este trabajador de la música, la palabra y las emociones huye de lo machacón como de lo que sobra decir. Y es que, según él mismo, una de las cosas que más le emociona es haber llegado a su edad sin haberse convertido en un (…) y haber hipotecado su alma. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario