jueves, 4 de abril de 2019

EL IMPERIO DEL RATÓN


  Hoy en día, el mundo cultural aparece dominado por gigantes del entretenimiento que llevan décadas haciendo del gusto por el dinero el medio con el que han hecho que la humanidad viva siempre a medio camino entre las emociones y la tecnología. Hablo, cómo no, de los gigantes del entretenimiento. Uno de estos es el que domina el cotarro, como se diría vulgarmente. Un gigante fundado por un hombre visionario y un talento fuera de lugar para los negocios: The Walt Disney Company.

El Tío Walt

  Walter Elías Disney nació en Chicago, en 1901. Su madre, Flora Call, era maestra, y su padre, Elías Disney, era granjero. Fue durante su estancia en la granja donde hizo sus primeros pinitos en el mundo del dibujo. Sin embargo, esta etapa idílica concluyó cuando su padre enfermó de fiebre tifoidea. Walt y todos sus hermanos tuvieron que ponerse inmediatamente a trabajar en la granja. Su idea, en esos años, fue entrar en combate en la Primera Guerra Mundial. No le dejaron alistarse debido a su edad, pero hubo algo que sí pudo hacer: falsificó sus documentos cambiando su edad de 16 a 17 años, y por eso fue admitido en la Cruz Roja como conductor voluntario de ambulancias en 1918, un año antes de que el conflicto bélico terminase.


Walt Disney


  Después de haber servido en la Cruz Roja entró a trabajar en un estudio de animación, en el que conocería a quien sería su mano derecha: el holandés Ubbe Iwerks. Con él inició un periplo en el que pasarían por varios estudios hasta que, finalmente, Walt ideó a Mickey Mouse. Sobre este célebre ratón de grandes orejas, hay que mencionar una curiosidad: en un principio iba a llamarse Mortimer Mouse, pero su mujer le convenció para que le cambiase el nombre a Mickey Mouse. Mickey Mouse, sin embargo, nunca era dibujado por Walt Disney: era dibujado por Ubbe Iwerks, Walt Disney le prestó su voz tan solo en algunos cortos como el famoso Steamboat Willie. Años antes, Universal Pictures le encargó la creación de un personaje similar, Oswald el conejito afortunado, pero Mickey Mouse eclipsó a este último.

  La tragedia para Disney llegó cuando sus padres vivían en la casa que él mandó construir para sus padres. En esa casa hubo una fuga de gas debido a un fallo en la calefacción de la casa, y fruto de este accidente, la madre de Walt perdió la vida. Es por esta razón que la mayoría de los personajes de Walt son huérfanos, él deseaba hacer que los niños que viesen sus películas fuesen cariñosos y amables con sus padres.

  Finalmente, Walt Disney murió de cáncer en 1966, justo cuando estaba trabajando en Disneyworld. Su cuerpo fue incinerado.

Dibujantes Históricos

  Walt Disney no hubiese llegado a lo más alto en el mundo del entretenimiento de no ser por un magnífico equipo de dibujantes y animadores. Algunos de ellos son los siguientes:

-Ubbe Iwerks

  Ubbe Iwerks nació en Kansas (en 1901), en el seno de una familia de origen holandés. Conoció a Walt Disney en el Pesmen-Rubin Commercial Arts Studio. En los años veinte abandonó la citada empresa junto con Walt, y fundó el Disney-Iwerks Studio. Allí crearon al conejo Oswald, cuyos derechos pertenecieron a Universal Pictures hasta hace algunos años. Ubbe creó a Mickey junto con Walt Disney, pero se ausentó de la empresa entre 1930 y 1940, año en el que trabajó en la sección de cámaras y efectos especiales. Fue allí donde inventó la impresora óptica, una compleja máquina compuesta de proyectores y cámaras que permite crear efectos ópticos y combinar la animación con acción real. Su último trabajo fue el Hall of the Presidents (Pasillo de los Presidentes), una atracción de Disneyland donde el público puede ver en acción animatronics de todos los presidentes que ha tenido Estados Unidos hasta la fecha.


Ubbe Iwerks

-Mary Blair


  Mary Brown Robinson nació en Mcalester, Oklahoma, a mediados de 1911. A los veinte años ganó una beca para el Chouinard Art Institue de Los Ángeles. Aun habiendo obtenido su diploma no consiguió trabajo, por lo que regresó a casa de sus padres. Se casó con el artista Lee Blair. Ambos expusieron sus acuarelas en galerías de arte, y mientras Lee fue contratado para trabajar en Pinocho, Mary fue contratada por la Metro Goldwyn Mayer. 

Mary Blair


  Un año más tarde, por consejo de su marido, se unió al equipo de artistas de Disney. Fue directora de arte de los principales proyectos de Disney, y cambió la acuarela por el guache (técnica consistente en disolver sustancias colorantes en agua y mezclarlas con goma arábiga, un tipo de goma obtenida de ciertos árboles arábigos que se usa no solo en la industria farmacéutica, sino como pegamento). Abandonó Disney durante diez años a fin de dedicarse a la pintura. Tras su vuelta a Disney, empezó a trabajar en Disneyworld. Finalmente, falleció en 1978.

-Andreas Deja

  Este dibujante germano-polaco-americano comenzó en Disney en 1980, de la mano de Eric Larsson, quien en aquél entonces se desempeñaba en la compañía del ratón como maestro de nuevos dibujantes. Fue él quien le motivó a terminar sus estudios de  diseño gráfico y trabajar en Disney.


Andreas Deja

  Deja deseaba ser animador después del impacto que le produjo El Libro de la Selva, tanto que, poco tiempo después de haber visto la película, se puso en contacto con Disney para saber qué tenía que hacer o estudiar para convertirse en dibujante. Deja fue el diseñador de villanos como Jafar (Aladdin), Scar (El Rey León) y Gastón (La Bella y la Bestia), aunque también diseñó personajes como Lilo (de “Lilo y Stitch”) y Mamá Odie (de “Tiana y el Sapo”). 

Un Poco de Historia

  Los directores de la compañía fueron, desde el primer momento, Los hermanos Walt y Roy Disney. Los primeros largometrajes creados por la compañía fueron el oscarizado Blancanieves y los Siete Enanitos, y Dumbo. Blancanieves logró varios óscar, de los cuales siete eran óscar diminutos. 

  El año de Dumbo fue especialmente turbulento. Los animadores del estudio presionaron a Walt Disney para que reconociese al Screen Cartoonist Guild, sindicato que se había formado en 1938, fuese reconocido por él, a lo que Walt se negó por completo. Walt no permitía, en aquél entonces, que sus empleados estuviesen afiliados a ningún sindicato.

  El estudio había prometido a sus dibujantes y técnicos una serie de pluses por el trabajo extra que habían hecho, y, sin embargo, Disney no cumplió esa promesa con todos. A eso había que sumar que Walt Disney excluyó de los créditos de las películas a muchos técnicos que habían tomado parte en las mismas. Las protestas no tardaron en llegar, siendo lideradas por Herbert Sorrell y Art Babbitt. Esto fue considerado por Walt como una traición personal, y decidió despedirles. Ese fue precisamente el detonante de la huelga contra Disney. Esta huelga terminó gracias al hecho de que Walt Disney había salido de viaje para hacer Saludos Amigos, y, en su ausencia, su hermano Roy (mucho más práctico y templado) llegó a un acuerdo con los huelguistas. No obstante, muchos huelguistas fueron despedidos en cuanto la ley se lo permitió, y Art Babbitt tuvo que abandonar el estudio debido al ambiente de hostilidad que reinaba en el estudio entorno a él. Hay que mencionar que Babbitt fue el creador de Goofy.

   Años más tarde, Disney se embarcó en shows de televisión. Empezó produciendo pequeños especiales para la ABC. Si bien al principio veía la televisión como el adversario, después empezó a producir para la pequeña pantalla series como David Crockett y The Mickey Mouse Club. En 1980, la compañía decidió crear su propio canal de televisión, Disney Channel.

  Uno de los hitos que ya se está haciendo realidad es la compra –por parte de Disney- de otro de los gigantes del entretenimiento, 21st Century Fox (antigua 20th Century Fox). Esta compra comprende no solamente esta compañía cinematográfica, sino Fox Channel, National Geographic y National Geo Wild. A estos canales se les ha de sumardesde hace un tiempo el gigante Marvel. Todo ello hará que Disney tenga todo el control sobre franquicias como Star Wars o los X-MEN. 


Un Imperio del Entretenimiento

  Walt Disney no es solamente una empresa, sino un auténtico imperio. Sus empresas son tan numerosas que, por motivos de espacio, enumeraremos solamente algunas.

-Buenavista

  Es la división de distribución de cine de Disney. Fue creada a mediados de los años cincuenta, después de que la RKO (quienes distribuían anteriormente sus filmes desde Blancanieves y los Siete Enanitos) quebró. Buenavista no tuvo oficinas en España hasta mediados de los años noventa; hasta entonces, lo que ellos llaman “el producto Disney” había sido distribuidor por Filmax, Laurenfilm, CB Films, Warner Española y, sobre todo, Dipenfa-Filmayer, empresa que ostentó la exclusiva de Walt Disney para España durante treinta años. 



-Touchstone Pictures

  Es la división de cine para públicos mayores de doce años. En realidad, no es una empresa aparte, sino una marca. Fue fundada en 1984.

-ABC

  Es un canal de televisión fundado en 1948. Fue absorbida por Walt Disney en 1995, y es la distribuidora original de series como la mítica “Perdidos”.


-Walt Disney Imagineering

  Walt Disney pensaba que los empleados deberían tener un lugar edificado al que pudiesen ir con sus hijos todos los Sábados, y se puso manos a la obra. Fundó la empresa antes mencionada, también conocida como WED (Walter Elías Disney) Enterprises, una división de Disney dedicada a la construcción, mantenimiento y gestión de parques de atracciones, o, mejor dicho, lugares en los que padres e hijos puedan divertirse juntos y sentirse como si estuviesen dentro de los filmes Disney, lo cual representa una diferencia abismal respecto de otros parques de atracciones, más aun teniendo en cuenta que también son parques acuáticos. En Disney pretenden que sus complejos sean no solamente lugares para divertirse, sino para vivir experiencias imposibles de vivir en otros lugares.

  Inicialmente, Disney había pensado en construir el primer parque en unos terrenos adyacentes a su estudio en Burbank, pero el terreno era muy pequeño y no le dieron permiso para construir allí, de modo que construyó su primer complejo en Anaheim. Después le seguirían el de Orlando en Florida, el Disneyland París en Francia y otros tantos en diversos lugares del mundo.

-ESPN

  ESPN es un grupo de comunicación deportiva que lanza canales de televisión por cable, revistas, radio y libros sobre el deporte. Es propiedad de la cadena televisiva ABC.

-Twenty Century Fox

  Hace muchos años, Los Simpson bromearon con lo que no se sabía a ciencia cierta si podía pasar con Fox, pero sus satíricos vaticinios se han hecho realidad. Este estudio había nacido en 1935 fruto de la fusión de Fox Films y Twenty Century Pictures. Sus fundadores fueron William Fox, Darryl F.Zanuck y Joseph Schenck, y fue comprado décadas más tarde por el magnate Rupert Murdoch.

-Lucasfilm

  Fundada por George Lucas en 1971, produjo mitos como las sagas de La Guerra de las Galaxias (Star Wars), Indiana Jones y Willow. Al hacerse con Lucasfilm, Disney se ha hecho también con Industrial Light & Magic (empresa dedicada a los efectos visuales) y Skywalker Sound, el estudio de sonorización audiovisual más famoso del mundo. 






Un Imperio en Español

  Desde siempre, Walt Disney ha tenido la clara voluntad de que sus contenidos lleguen a todos los rincones del mundo. Un paso imprescindible para ello es la “localización” de sus contenidos, es decir, que sus contenidos sean doblados y subtitulados. 

  A principios de los años cuarenta, Disney se encontró con que no podía doblar sus películas en territorio español dado que estábamos enfrascados en una Guerra Civil, así que tuvo que dirigir su mirada hacia Latinoamérica. Disney decidió personalmente que sus doblajes se hiciesen en una empresa argentina todavía existente, Argentina Sonofilm, y que dichos doblajes fuesen dirigidos por el director de cine argentino Luis César Amadori.

   Sin embargo, en aquellos tiempos un locutor de radio mexicano –Edmundo Santos-  criticó a Disney por la mala adaptación al español de sus canciones, y –cosas de la vida- sus “dulces” palabras llegaron a los oídos de nuestros amigos de Burbank, quienes le citaron en el estudio para dar explicaciones sobre lo que había dicho. En ese mismo día decidieron que sería él quien adaptase las canciones Disney al español. Más tarde, al propio Walt Disney ofreció a Santos trasladarse a Burbank para dirigir los doblajes al español de las películas Disney, reemplazando a todo el anterior equipo argentino. 

  Así fueron las cosas hasta que, en 1991, Walt Disney decidió doblar por vez primera uno de sus largometrajes en España. Se trató de La Bella y la Bestia. Este doblaje marcó un antes y un después en los doblajes Disney. Para que no se notase ningún cambio de voces –y dado que se doblaron tanto los diálogos como las canciones- hubo que buscar a cantantes cuyas voces se parecieran a la de los actores que doblaron a los personajes en castellano, aunque en ciertos casos fueron los propios actores de doblaje los que doblaron también las canciones, como sucedió con Inés Moraleda (Bella) y Jordi Brau (Bestia). Fue tal el impacto de este doblaje que, cuando se estrenó la versión de acción real de la mencionada película, las canciones que ya habían aparecido en el musical de 1992 conservaron exactamente la misma letra que adaptó en su día el traductor y adaptador Guillermo Ramos para el doblaje de la versión de 1992.

  Fue en ese mismo año (1992) cuando Disney abrió sus primeras oficinas en Europa. Entre los primeros ejecutivos que Disney tuvo en España se encuentran tres pesos pesados del mundo creativo: Alejandro Nogueras, Miguel Ángel Poveda y Santiago Aguirre. Pero, conozcámosles un poco más.

  Alejandro Nogueras (nacido en Granada) ocupó el cargo de supervisor creativo desde principios de los años noventa, si bien ejerce desde 2003 como director creativo de Disney para España y Portugal. Comenzó trabajando a finales de los ochenta en esa gran distribuidora que fue Filmayer (Film Ariel Yago Estela Rodas, fundada casi junto con DIPENFA –Distribuidora Peninsular Films y Asociados- por el productor Juan Jesús Buhigas, posterior fundador de Interpeninsular Films). Hay que recordar que, hasta finales de los ochenta, Filmayer ostentaba la exclusiva para España del Imperio Disney, y esto incluía también a Touchstone Pictures. En Filmayer entabló contactos con ejecutivos de Walt Disney, y la abandonó en 1991 para adentrarse finalmente en la multinacional del ratón, algo para lo que su conocimiento del inglés resultó CAPITAL, porque Disney tenía problemas de operatividad en suelo patrio dado el desconocimiento del español por parte de los ejecutivos de Disney.

  Por su parte, Miguel Ángel Poveda tuvo los mismos antecedentes profesionales que Nogueras. También empezó en Filmayer y, de hecho, fue allí donde trabó contacto con ejecutivos de Walt Disney. Miguel Ángel fue el supervisor de doblaje en ocho idiomas de El Rey León. Y hete aquí la anécdota.  Cuando hicieron la versión española, a Miguel Ángel no le quedó más remedio que contar para el personaje de Simba Niño con un niño catalán no castellanoparlante. Ese doblaje fue muy duro, porque el niño doblaba frase por frase, lo cual ralentizaba el trabajo, pero el verdadero desafío llegó en la escena en la que Simba lloraba porque Mufasa había muerto. Pues bien, no había manera de que Marc Pociello (el niño que dobló a Simba) llorase en condiciones, hasta que su madre –que estaba presente en la sala- se acercó a Marc. No se sabe lo que dijo a este niño, pero el caso es que Marc empezó a llorar todo lo llorable, coyuntura que aprovecharon todos para grabar los diálogos de aquella escena.

Miguel Ángel Poveda
 Los inicios de Santiago Aguirre fueron bien distintos. Santiago había sido parte de uno de los primeros grupos musicales infantiles de este país, La Pandilla, con el cual hizo una gran cantidad de conciertos, giras y discos. Años más tarde formó parte del grupo musical Tradición, y estudió ciencias de la información en la Universidad Complutense. Ejerció como director musical de doblaje en numerosas películas de Disney, entre ellas El Jorobado de Notre Dame, en cuyo doblaje de canciones Constantino Romero sudó la gota gorda (literalmente).

   En los primeros años ochenta, Disney lanzó en formato vhs –a través de Filmayer- unos resúmenes mensuales de su programación del Disney Channel, resúmenes que no estaban disponibles para venta, sino para alquiler. Estas videocasetes (de 120 minutos) contenían videoclips, cortometrajes animados, documentales y episodios de series. Esto fue a finales de los años ochenta.

   Un punto y aparte de Disney en la televisión lo marcó un programa que, para muchos, fue mítico: el Club Disney. Los primeros presentadores de este magnífico espacio fueron Susana Espelleta, Juanjo Pardo y Luis Miguel Torrecillas, aunque la primera fue sustituida en 1992 por Mónica Aragón. Este programa se mantuvo en antena hasta 2007, año en el que ya había cambiado su nombre a Zona Disney.

Susana Espelleta

   A principios del 2000 Disney Channel desembarcó en España a través de operadores de pago por visión. No obstante, en 2007 Disney compró un porcentaje de acciones de NET TV (sociedad participada mayoritariamente por Vocento), lanzado de esa manera Disney Channel en abierto. Este canal fue sustituido en las plataformas de pago por visión por Disney Cinemagic (que desapareció), Disney Junior, Disney XD y (desde hace poco tiempo) Movistar Disney, canal dedicado enteramente a las películas y cortos Disney y Pixar cuya voz de cabecera es la de la gran actriz Anabel Alonso. Simon Anselem, consejero delegado de The Walt Disney Company España, afirma que “es la primera vez en nuestro mercado que una sola plataforma, en el entorno lineal y no lineal, va a tener tanto contenido Disney. Movistar será uno de los pocos operadores en el mundo que pondrá el sello Disney a un canal propio”.